Pokémon Scarlet & Violet

Pokémon Scarlet y Violet traen mejoras bienvenidas a la franquicia, pero el estado del juego en Switch deja muchísimo que desear.

Plataformas: Nintendo Switch(Reseñado)
Desarrollador: Game Freak
Publishers: Nintendo
Lanzamiento: Noviembre 18/2022
Género: ¡Atrapalos Ya!

Atraparlos a todos y ser el mejor siempre ha sido nuestro ideal en el mundo de pokémon, pero cada nueva generación nos dificulta un poco más esa tarea, pasando de 150 a los más de 1000 pokémon, pero en esta ocasión dándonos un extra con visiones de lo que sería el futuro y lo que fue el pasado de algunas criaturas en Scarlet y Violet.

Pokémon Scarlet y Violet nos lleva a Paldea, una región inspirada en el mundo real como ya es costumbre. En esta ocasión el elegido fue España y una parte de Portugal. Aunque el juego sigue la fórmula conocida de añadir pokémon, mantener el combate y agregando alguna nueva mecánica, hace un cambio radical en cómo exploramos e interactuamos con este mundo.

Para empezar, tendremos un pokémon que nos acompañará siempre, ya sea Koraidon o Miraidon, dependiendo la versión de juego que tengamos. Este pokémon no nos servirá para batallar durante la historia del juego, su labor es básicamente ser nuestro medio de transporte en un mundo abierto. A pesar de esto este pokémon llega a tener una personalidad muy particular y más que ser un extra en el juego, se siente como un amigo cercano.

Cada región tiene su mecánica principal que la caracteriza, ya sea las megaevoluciones de Kalos, Los movimientos Z de alola, o las formas dinamax/gigantmax de Galar, y Paldea no podría ser la excepción.

Scarlet and Violet nos introducen a la Teracristalizacion, la cual puede potenciar los movimientos de nuestros pokémon si coincide con el tipo de pokémon, o puede cambiar por completo el tipo de este (por ejemplo, un pokémon tipo normal, puede adaptar un tipo eléctrico mediante este proceso durante una batalla) dándole así una mayor profundidad al combate, y me deja un poco curioso de ver como funcionara en el aspecto competitivo de los videojuegos.

La historia esta vez es presentada en tres caminos que podremos afrontar, relativamente, a nuestra discreción. El primer camino es el clásico elite four, el cual nos llevara de un gimnasio a otro ganando las medallas para al final coronarnos campeón de la región. Probablemente el punto más débil del apartado narrativo y jugable es este.

No sé si sea porque es algo familiar, pero los retos que se nos presentan son demasiado fáciles al punto de no tener ningún tipo de profundidad en sus mecánicas. Igualmente, sus personajes pueden ser muy superficiales con puntos muy altos que claramente serán favoritos de los fans, y otros puntos muy bajos que son completamente olvidables.

El otro camino será el del equipo Star, que nos pondrá el reto de derrotar sus lideres para desintegra esta organización conformada por estudiantes de la escuela a la que vamos.

A diferencia del recorrido de la elite four, para lograr nuestro objetivo tendremos que usar una nueva mecánica llamada «Let’s Go», la cual nos permite enviar nuestro pokémon a batallar libremente con los pokémon salvajes que aparecen en el camino.

Por otro lado, la historia que nos plantea es un poco más profunda, no necesariamente es un conflicto que amenace al mundo, pero si puede ser muy fácil de relacionarse con una parte del público objetivo del juego.

Por último, tendremos el camino de las leyendas, que nos llevara a luchar contra algunos pokémon titanes que protegen una planta llamada hierba mystica, la cual le dará nuevas habilidades a nuestro pokémon acompañante, Koraidon o Miraidon, y nos dará un vistazo a la historia de uno de los personajes principales del juego.

Sin entrar en muchos detalles para evitar spoilers, la parte final del juego es una maravilla. Aunque es la única parte 100% lineal del juego, cada interacción con nuestros acompañantes se siente única, no solo le da vida y más profundidad a cada personaje, también nos hace sentir más cercanos con estos.

La música y el conflicto, se sienten ajenos al mundo de pokémon, pero a la vez le da un aire fresco, que me remitía a juegos como Nier Automata y Final Fantasy XV. Tal vez esta clase de influencia es lo que necesita esta franquicia.

Paldea se nos presenta como un mundo abierto el cual somos libres de explorar a nuestro antojo, pero no es asi realmente. Si es cierto que tenemos libertad para movernos, pero no al estilo de Zelda BOTW en que podemos afrontar los objetivos de forma que queremos o ignorarlos por completo.

Siempre habrá algo que condicione nuestro camino, ya sea la restricción que nos supone no tener todas las medallas de los líderes de gimnasio, que hará más fácil capturar pokémon de niveles altos y que estos nos obedezcan. O el equipo star, que nos limitará el paso de ciertas zonas hasta que no derrotemos al líder que la controla.

O lo pokémon titanes, que nos limitará el nivel de nuestros pokémon, ya que no solo pueden ser de un nivel superior cuando los encontramos, también por su condición de jefe son mucho más fuertes que un pokémon normal, lo cual dificulta aún más la tarea si no estamos preparados correctamente.

Por otro lado, el mundo no escala de niveles junto con nuestro progreso, lo que hace que las zonas también nos limiten, ya que podemos pasar de un lugar que tiene pokémon nivel 20 a otro que duplican el nivel de los anteriores, todo esto literalmente con un paso.

Es un poco agridulce esta manera como se maneja la exploración, pero es una buena base que se puede mejorar para futuras entregas.

Tristemente lo que más opaca este juego es su pobre desempeño, la baja calidad gráfica y lo vacio que se siente el mundo que nos rodea.

Es difícil no encontrar caídas de Fotogramas de manera constante, al igual que bugs que afectan de manera considerable la experiencia. Gráficamente se ve una disparidad enorme entre los elementos principales como lo son los pokémon y los personajes, y los demás elementos que nos rodean, ya sea en el ambiente o las estructuras, ya que las texturas pueden ser de baja calidad y muy repetitivas.

Algo que me parece un paso atrás es la personalización de nuestro personaje. desde X y Y ya se venia implementando, y con el paso de Sun and Moon, llegando a Sword and Shield se había logrado un gran avance. Tristemente en esta entrega las opciones son muy limitadas, básicamente relegando todo a uniformes escolares.

Algunos extras como personalizar el teléfono Rotom y poder tomarnos selfies logran mitigar la falta de profundidad en la parte cosmética del juego, a pesar que es igual de limitada. Al igual que en muchas otras cosas del juego queda un sin sabor porque se puede ver que tiene mucho potencial desaprovechado o dejado atrás.

Un cambio que encontramos en Paldea son los picnics, estos reemplazan dos cosas con respecto a galar. primero los campamentos, y segundo, los criaderos. En estos picnic podremos interactuar con todo nuestro equipo pokémon, al igual que podremos preparar algunas comidas que nos darán diferentes tipos de mejoras.

Igualmente ya no tendremos que dejar nuestros pokémon en un criadero para poder obtener un huevo de estos, con solo tenerlos en nuestro equipo durante un picnic bastará para realizar este proceso, no pregunten como, solo ocurre.

Por ultimo, pero no menos importante está la funcionalidad online, la cual nos permite jugar cooperativamente hasta con 4 jugadores, sin mayor complicacion o restricción a la hora de explorar, lo cual lo hace más amena y divertida nuestra aventura, sin duda una de las cosas que espero se expandan y se mejoren en futuras entregas.

Como no todo puede ser perfecto, jugar con otras personas parece empeorar los problemas de rendimiento que ya acarrea el juego, y los bugs y glitches gráficos parecen verse exaltados por la presencia de otra persona externa.

En si, Pokémon Scarlet y Violet acierta en muchas cosas, pero falla en otras que a este punto deberían ser las que más trabajadas debería tener. Su historia llega a ser de las mejores de un juego de pokémon, culminándola de una manera majestuosa.

Sus nuevas mecánicas son un paso adelante en la franquicia, pero la carencia de otras que ya venían siendo implementadas son un paso atrás. El potencial del juego está ahí y lo podemos sentir en la diversión y lo fresco de sus nuevas ideas. Pero un pobre desempeño y un mundo desolado impiden que este juego sea el mejor juego 3D de la franquicia.

Reseña hecha con una copia de Pokémon Scarlet & Violet para Nintendo Switch provista por Nintendo Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: