The Last Faith

The Last Faith es un Metroidvania sólido donde sus mecánicas Souls funcionan bien, pero los problemas de balance afectan bastante el título.

Plataformas: PS4(Reseñado)/PC/Switch/Xbox One
Desarrollador: Kumi Souls Games
Publishers: Playstack
Lanzamiento: Noviembre 15/2023
Género: Dark 2D Souls

Blasphemous abrió una puerta inesperada para mucha gente. Si bien los juegos de plataformas en la época del NES era difíciles para que fueran más longevos, nunca alguien había pensando en un Soulslike en 2D luego del lanzamiento de Dark Souls.

Luego del lanzamiento del juego español, muchos otros títulos han decidido tomar una ruta similar, con buenos o no muy buenos resultados.

The Last Faith está en la mitad de estos resultados, es un juego sólido pero que realmente tiene problemas de balance, hay potencial para un gran título, pero también algunas inspiraciones se las tomaron muy a pecho sin tener el cuenta el por qué.

En The Last Faith seremos Eryk, una persona que despertará sin memoria alguna de su pasado en un mundo desolado por las pesadillas. Ahora dependerá de él descubrir algunos elementos de su pasado y acabar con una religión liderada por un misterioso hombre llamado Liddak.

Siendo 100% honesto, The Last Faith usa muchísimas pautas de los Soulslike. Su historia no es la más clara y dependerá de nosotros darle algo de semblanza. Curiosamente la base es particularmente explicada, de ahí en adelante… ya dependerá de ti.

Esto aquí no estoy seguro que funciona bien en todos los momentos, en especial porque los espacios de exposición son supremamente pequeños.

Los NPCs que hablan con nosotros son pocos y algunos cuentan detalles del mundo en general, pero no expanden la historia del todo al menos no lo que uno quisiera.

Muchos de estos NPCs nos darán misiones adicionales para completar en varios momentos de nuestra campaña.

Entones por ejemplo un NPC nos pedirá unos objetos específicos que encontraremos repartidos por el mundo por lo que recibiremos una recompensa si logramos encontrarlos todos y entregárselos durante el transcurso de la campaña.

Dicho eso, como recomendación esto último no será posible si se termina el juego antes de entregar todas las quests, ya que por cierto evento que ocurre al final muchos de estos personajes ya no estarán disponibles.

Si fueron fans de Bloodborne o de los Souls en cuánto a Lore en general, seguramente encontrarán algo muy bueno acá o lo disfrutarán, pero creo que el juego ya se fía demasiado de este instrumento narrativo y no lo logra hacer con el mismo encanto que From Software.

Mecánicamente es más cercano a Blasphemous con elementos de Souls allí.

El juego será un Metroidvania en todo el sentido de la palabra. Con el tiempo podremos hacer Backtracking para acceder a otras zonas cuanto tengamos nuevas habilidades e incluso expandir varios secretos gracias a eso.

Todo esto lo hace bastante bien, no solo por el hecho de tener un diseño de niveles sólido sino que la idea de descubrirlo conforme avanzamos e incluso varias zonas secretas podrían quedar pendientes a la hora de terminar.

Muros falsos, puertas inaccesibles y elementos por el estilo nos obligarán a estar muy pendientes de todo lo que tendremos disponible durante nuestro paso por los diferentes entornos que encontraremos en el juego.

Uno de los elementos más Souls que tiene el juego es su sistema de niveles.

Con la muerte de enemigos conseguiremos Nyctum y estas serán las “almas” necesarias para mejorar nuestro personaje.

Igual que un Souls promedio, con cada nivel que subimos será mucho más caro subir niveles más adelante, por lo que no nos permite buffearnos con tanta facilidad como se puede hacer en otros juegos.

Aquí tendremos atributos como fuerza, vitalidad, destreza y similares. Cada uno de estos atributos nos darán beneficios ya sea aumentar el daño de nuestras armas o en su defecto aumentar el daño/resistencia a ciertos ataques elementales.

Los controles serán una mezcla de hack & slash clásico de Metroidvania con elementos de Soulslike.

Entonces Eryk atacará con cuadrado su ataque clásico, mientras que la mano izquierda que será la magia o armas de balas se usará con R2. Algo seguro es que no se podrá combinar dos armas cuerpo a cuerpo en cada mano, sino que la izquierda siempre será de magia/armas y la derecha de armas de contacto.

El juego en este último aspecto es variado… pero al mismo tiempo se siente muy parecido en varios aspectos y comienza a mostrar los problemas de balance que tiene el juego.

¿Cómo así? Habrán armas como katanas, espadas, espadas grandes, látigos, mazos y viceversa. Estos tienen diferentes alcances y al mismo tiempo diferentes daños.

Cada una de estas armas tendrán timings diferentes a la hora de golpear, entonces por ejemplo la katana será muchísimo más rápida pero hará menos daño, mientras que el hacha será más fuerte al golpear, pero más lenta.

Las armas se podrán mejorar en incluso crear builds alrededor de estas, fue muy común encontrar en internet gente diciendo que preferían hacer builds con X atributo porque les daba Y ventaja durante los combates.

Claro, no es tan grande como un Dark Souls o Elden Ring, pero habrá variedad en este aspecto.

Ahora lo malo.

El juego tiene ideas interesantes y que se nota que quiere desarrollarlas bien, pero muchas de estas se terminar sintiendo supremamente cojas porque no se compromete completamente con ellas.

Principalmente al juego le hacen falta barras de vida para los enemigos más pequeños, porque en momentos uno veía números en pantalla pero los enemigos se sentían supremamente esponjosos en cuánto a su vida se trata.

Pero creo que lo más grave es y será, lo tosco que es el sistema de elementos dentro del juego.

Uno encontrará armas con efectos elementales o incluso el juego nos dará materiales para ainflusionar un arma con algún efecto elemental para hacer más daño.

Pero eso nunca se ve, más allá de los enemigos básicos y un Boss específico. Realmente no pude ver estos efectos elementales con boss principales.

Por más que usaba armas rápidas para subir el estatus, este como tal nunca se dio, lo cual no solo me causa curiosidad porque es común ver como en Dark Souls, los jugadores buscaran utilizar efectos específicos para vencer ciertos bosses de una manera más sencilla.

Siento que vieron que podría romper demasiado el juego y hacerlo fácil si uno tenía los builds correctos, entonces lo redujeron pero no lo removió completamente. Entonces por ejemplo un estatus completo fácilmente puede acabar con la vida de Eryk sin problema alguno, pero no puedo hacer algo similar a mis enemigos.

Incluso la diferencia de daño no es tanta. Sí, habrán algunos enemigos que les hará 20 puntos de daño más, pero en el gran esquema de las cosas esto no hace mucho, creo que en algún momento del desarrollo los enemigos también tenían debilidades elementales pero precisamente para no hacerlo “fácil” decidieron removerlo únicamente para los bosses.

El balance de las armas también es un poco roto, aunque en ningún momento uno se siente realmente poderoso, incluso en altos niveles, si es común ver que al final armas como el hacha o las espadas grandes son más viables, no solo por la distancia sino porque en niveles +6 o +7 del arma, estas dos son sencillamente las que más daño hacen.

Visualmente es un título sólido.

Los Spites son bastante detallados y los mundos son supremamente variados. Algunos podrían ser un poco más interesantes como los pantanos, pero en general casi todo lo que nos encontraremos, desde Mythringal hasta las catacumbas más profundas, se sienten muy diferentes, manteniendo un estilo visual marcado.

Las animaciones también son buenas, pero podrían ser más comunes. Este estilo visual siempre se presta para unas buenas animaciones, pero al mismo tiempo se sabe que es bastante trabajo para llegar a este resultado.

The Last Faith es un juego que hace lo que se propone, pero que le falta ese “centavo para el peso”. Para los fans consagrados de títulos como Blasphemous hay muchísimo que les puede gustar e incluso para los fans de los Souls también.

Pero siento que ya debe ser un gusto adquirido porque el juego tiene varias falencias que le impiden ser subirse al panteón de los grandes Metroidvania, dicho eso no niego que estaré pendiente de lo nuevo que Kumi Souls Games vaya a desarrollar en el futuro.

The Last Faith ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One. El juego también es retrocompatible con PS5 y Series S|X.

Reseña hecha con una copia de The Last Faith para PlayStation 4 provista por Playstack.

A %d blogueros les gusta esto: