NO, no es el fin de Xbox

Con el revuelo de los últimos días, les contamos porque creemos que Xbox no desaparecerá y cuales son los posibles cambios que veremos.

El fin de semana fue una montaña rusa en noticias de Xbox

Más allá de los lloriqueos de algunos fans tóxicos, los supuestos rumores de Xbox lanzando títulos en otras plataformas deja muchas interrogantes y aún más importante, plantea una duda importante para mucha gente.

¿Podría Xbox sufrir el mismo destino del Zune o Windows Phone?

Para salir rápido de eso, la respuesta es no. Pero el enfoque actual de Microsoft si plantea algo diferente a lo que siempre se ha pensado en una consola.

Luego de lanzamiento de GamePass en 2017, el servicio se volvió el estandarte de Xbox y para muchos (incluyéndome) un Xbox genuinamente no es mucho sin GamePass.

Al mismo tiempo, Microsoft ha hecho una gran transición hasta el Software como Servicio, donde ya no compras un producto a un precio alto para usarlo siempre, sino que pagas una mensualidad y lo usas siempre y cuando tu membresía esté activa.

Esto Microsoft lo ha aplicado a todos sus productos. La Suite Empresarial de Office incluye Word, Excel, PowerPoint, OneDrive, SharePoint, Teams y demás programas para compañías. Azure es una de sus minas de oro y uno de sus productos estrella.

Para nadie es un secreto que Xbox si bien no es la oveja negra de la familia, si ha sido una división complicada. Aunque Bill Gates siempre dijo que invertiría el dinero necesario para hacerla exitosa, ya han pasado varios CEO por allá y esto probablemente no ha dado el resultado que esperaría.

Casi desde el lanzamiento del Xbox Series S y Series X, Microsoft ha hecho mucho énfasis en que lo de ahora es el ecosistema (Muy similar a lo que vende Apple con sus productos) y GP ha buscado esto mismo.

Entonces una membresía Ultimate no solo da acceso al servicio, sino que en países seleccionados existe XCloud que será el servicio para jugar en la nube de Microsoft.

Spencer ha sido enfático en decir que ellos quieren llegar a todas las pantallas posibles y luego Mat Piscatella de Circana revelara que los servicios de suscripción están llegando a números planos, sin duda tuvo que ser una alerta para muchos.

Luego llegó el domingo. 

De la nada, diferentes periodistas, algunos “insiders”, entre otros personajes comenzaron a revelar que han escuchado por ahí que Microsoft estaría pensando en lanzar títulos como Hi-Fi Rush y Starfield en la consola de Sony.

Lo de Hi-Fi Rush se había convertido en un secreto a voces luego que miraron en los datos de la versión de PC unas camisetas específicas para Switch y PlayStation.

Pero el esperado título de Bethesda resultó una sorpresa. Luego comenzaron a sonar cosas como Halo: The Master Chief Collection e incluso Indiana Jones y Blade que recién fueron presentados.

De ahí en adelante, para la fanaticada más ferviente todo ha sido caos.

Unos dicen que Xbox morirá, otros que los primeros están exagerando y así sucesivamente. El silencio de Microsoft no ha ayudado e incluso la reciente declaración de Spencer no ha logrado apaciguar a la gente.

La respuesta está un poco más en la mitad. 

Todo lo que sigue es suposición por la manera como se han desarrollado las cosas, pero me arriesgaría a decir que la situación comenzó a decaer con la compra de Activision. Por lo que las cosas habrán sido más o menos así.

Luego de los escándalos de Activision Blizzard, Spencer vio una oportunidad en comprar la compañía al llevarle la idea a Satya Nadella (CEO actual de Microsoft) y la vendió como una mina de oro esperando ser explotada.

Nadella se la vendió a los inversionistas de la misma manera e iniciaron el proceso de compra. 

Luego comenzaron los problemas, ya fuera por la oposición de Sony, Nvidia, la demanda de la FTC, la primera negación de la CMA y así sucesivamente. 

Si bien lograron completar la compra, no fue algo fácil y teniendo en cuenta el dinero usado para sacar a Kotick, cerrar la liga de Overwatch y así sucesivamente, la compra tuvo que pasar por los 70 billones de dólares.

Con la llegada del 2024 y la constante subida de las tasas de interés por parte de la reserva federal de USA, es probable que la compra no solo no pudiese ser tan rentable como ellos pensaban, sino que tomaría mucho más tiempo recuperar toda la inversión y aún más si volviesen todo exclusivo.

Finalmente llegaron los 1900 despidos de hace unos días y ahora aparecen todos estos rumores.

Teniendo en cuenta como Spencer ha abordado la exclusividad de juegos en Xbox a mi parecer esto si bien no es una toma hostil, es más una decisión de Microsoft como casa matriz que de Xbox como tal.

Ya sea porque genuinamente luego de invertir 69 billones de dólares el retorno de la inversión no es tan rápido como pensaban o sencillamente porque luego de los grandes descuentos de diciembre, la consola no logró mover la aguja y se dieron cuenta que están dejando mucho dinero sobre la mesa.

Entonces… ¿Al fin Xbox se va a acabar, si o no?

Realmente no, pero el panorama será bastante diferente. Es posible que Xbox tome un acercamiento similar a PlayStation con PC, los juegos llegarán a Xbox y PC primero, para luego salir en PS5 en uno o tal vez dos años.

Algunos como los Live Services si podrían llegar Día 1 para tener mayor público y así sucesivamente. 

Dicho eso, Xbox tendría que ofrecer una propuesta de valor muchísimo más grande que GamePass, no porque sea un mal servicio, sino porque la gente probablemente preferirá comprar una consola donde pueden jugar Spider-Man, The Last of Us y Forza, a comprar una donde solo pueden jugar Forza así el último tenga una barrera de entrada más baja.

Otro punto que queda en el aire es GamePass como tal. Luego de revelaciones durante el juicio de la FTC, Spencer reveló que en efecto el servicio canibaliza las ventas de los juegos y algunos CEOs han dicho que el servicio es insostenible debido al costo actual de los títulos AAA.

¿Entonces qué sigue para el servicio? 

Esa es la duda más grande. Algunos afirman que se mantendrá igual y que Microsoft usará el dinero que le generarán las otras plataformas para mantener el servicio tal y como está. Otros dicen que podrían evaluar subir el precio del servicio o meter los juegos Día 1 en otro Tier más costoso.

Es posible que el evento de la próxima semana en donde Spencer comentó que revelarían más detalles aclaren muchísimas dudas o puede que genuinamente creen más dudas y la comunidad se mantenga igual de divida.

Pero diría que es un hecho, para bien o para mal que GamePass cambió a Xbox y que lo que seguirá en parte tendrá ese evento como un punto de inflexión para la compañía de aquí en adelante.

A %d blogueros les gusta esto: