Like A Dragon: Infinite Wealth

La nueva entrega de Yakuza logra ser un excelente juego donde algunos elementos adicionales podrían hacerlo una experiencia aún mejor.

Plataformas: PlayStation 5(Reseñado)/PC/PS4/Xbox One/Xbox Series S|X
Desarrollador: Ryu Ga Gotoku Studio
Publishers: SEGA
Lanzamiento: Enero 25/2024
Género: Absurdismo en Hawaii

Yakuza siempre ha sido de esas franquicias que van desde lo más absurdo del mundo, a lo más triste del mundo.

El título de SEGA siempre ha buscado ser supremamente excéntrico pero al mismo tiempo, explorar muy bien las relaciones de todos los personajes.

Luego del gran cambio que se dio gracias a Yakuza: Like a Dragon, Infinite Wealth viene con muchísimo encanto, aunque con una narrativa que a veces se tropieza un poco debido a su duración y cantidad de personajes.

Infinite Wealth ocurrirá años después de los eventos de Like a Dragon. Luego de la disolución de la Omi Alliance y el Clan Tojo en Gaiden, Ichiban Kasuga se dedicará a trabajar en un lugar llamado Hello Work, mientras busca ayudar a los Yakuza que quedaron a conseguir trabajo y una mejor vida alejada de los crímenes.

Luego de un falso reportaje por un anónimo, Ichi perderá su trabajo por lo que tendrá que involucrarse con el Clan Seiryu y descubrirá que no es el único trabajando en ayudar a los Yakuza luego de la disolución.

Su nueva aventura lo llevará a Hawaii, donde encontrará nuevos amigos, viejos conocidos y por supuesto, muchísimos problemas que deberá resolver.

Como un fan de Yakuza debo admitir que me encantó la historia de Infinite Wealth. Claramente el cambio de Ichiban por Kiryu siempre se sintió extraño, pero al mismo tiempo SEGA logró hacer que fuera diferente no solo por sus personajes sino por su jugabilidad.

El juego logra mantener a Ichi como el personaje bonachón y particularmente inocente que vimos en Like a Dragon, sino que realmente muchas que si bien su inocencia muchos la perciben como una debilidad, es una fortaleza en su manera de convencer a la gente.

Adicional y de manera curiosa, Infinite Wealth expande un poco más la historia personal de Ichiban, teniendo en cuenta la revelación que vimos en la entrega anterior.

Curiosamente, el juego tiene algo muy raro y es que Like a Dragon Gaiden si es particularmente necesario para entender una parte de la historia y al mismo tiempo realmente no.

Claramente The Man Who Erased His Name fue pensado más como una manera de conectar la historia de Yakuza 6 con Infinite Wealth, pero genuinamente es algo muy pero muy curioso que el juego sea tan importante y al mismo tiempo no tanto.

Dicho eso, siento que la historia es demasiado enredada comparado a otros títulos. Si bien Yakuza no es el juego más “claro” en términos de historia, sin duda Infinita Wealth se siente que quiere cubrir demasiado.

Uno de los problemas que tiene están un poco ligados al ritmo narrativo. El juego genuinamente no avanza a la velocidad que uno pensaría.

Varias veces sentí que hacía varias misiones para nada y luego avanzaba dos capítulos demasiado pero demasiado rápido.

Si bien los Yakuza como juegos son largos, creo que Infinite Wealth se fue por el lado más largo y sufre un poco por eso.

No es algo gravísimo, pero siento que si es algo más bien prevenible.

Curiosamente algo que disfruté bastante es la manera como Infinite Wealth maneja su cultura. Yakuza siempre ha sido un juego curioso y medio excéntrico en varios casos, ya sea con las carreras de Pollos de Yakuza 5 o las peleas con los hombres en pañal de Like A Dragon.

Aquí el juego hace un gran trabajo mostrando el choque cultural con el que Ichiban se encuentra al viajar a Hawaii.

En varios momentos el juego menciona lo absurdo o raro que será para los americanos ver estos escenarios, comparado a lo que para nosotros como jugadores es más bien un proceso natural.

Fue muy agradable en parte ver como Ryu Ga Gotoku buscó mostrar una nueva cara comparado a mantenerse en el mismo lugar de siempre.

Mecánicamente es donde está la carne del juego y donde genuinamente su sistema de pelea me agrada bastante.

La transición de Yakuza 6 a Like a Dragon hizo que el juego pasara de ser un Beat’em Up a un RPG por turnos. 

La exploración se mantendrá igual que en todos los juegos, donde tendremos una zona que podremos explorar a pie o en taxi, pero al entrar en combate cambiará completamente la perspectiva en la que jugamos.

El sistema de Infinite Wealth es particularmente sencillo. Al iniciar el combate Ichiban tendrá un área de movimiento y los ataques tendrán efectos diferentes de acuerdo a su posición. 

Por ejemplo, si un enemigo está cerca a un muro al golpearlo se hará daño adicional o tumbar a otro enemigo si uno está detrás del otro. Habrá un bono de daño por estar cerca a la hora de golpear o si se golpea a los enemigos por la espalda.

Incluso se pueden hacer combos aún más fuertes si logramos lanzar a un enemigo a otro de nuestros compañeros.

Como tal el objetivo de este modo de combate es que busquemos un posicionamiento idóneo para completar las peleas lo más rápido posible.

Conforme cada uno de los personajes suba de nivel o en su trabajo, también mejorarán sus estadísticas y adquirir nuevas habilidades. 

Durante los turnos de los enemigos podremos “bloquear” un ataque y recibir menor daño. Similar a como vimos en Super Mario RPG, aquí al presionar círculo en el momento recibiremos muchísimo menos daño comparado a un golpe normal.

A decir verdad el sistema me agrada, pero al mismo tiempo me parece que le falta un poco. Si bien no es algo 100% táctico muchas veces mis personajes se terminaban moviendo a puntos donde no beneficiaban, por lo que se volvía un ejercicio de golpear y ya.

Siento que se podría volver algo más sencillo poner una fase de “acomodar” los personajes cual juego de mesa para hacer el proceso más óptimo. Después de todo los enemigos también se mueven seguido entonces no es que vaya a ser fácil todo el proceso.

Los minijuegos también son parte vital de Yakuza e Infinite Wealth no será la excepción. Desde “cazar pervertidos” hasta hacer entregas de pedidos. Cada uno será particularmente sencillo y al mismo tiempo nos ayudará a varias nuestras actividades si estamos cansados de lo mismo.

Visualmente es un título fantástico. No solo en sus escenarios sino en sus personajes, si bien la franquicia siempre se ha caracterizado por ser detallada no niego que el salto entre Like A Dragon a Infinite Wealth si es algo bastante notorio, teniendo en cuenta que ambos títulos salieron en PS5.

Toda la ciudad de Hawaii también está llena de pequeños detalles y personajes que hacen la exploración a pie bastante divertida comparado con lo que uno se encontraría si solo usara el Fast Travel en taxi.

Like A Dragon: Infinite Wealth es un título fantástico, no está exento de problemas pero la presentación en general del juego es tan pulida que fácilmente uno podría obviar estos detalles.

Con el cambio de combate, me parece que el juego se ha vuelto muchísimo más accesible en términos narrativos y como tal no es necesario jugar todas las entregas anteriores más allá del primer título con Ichiban, además de ser un título robusto para los fans de los RPG.

Like A Dragon: Infinite Wealth ya está disponible para PC, PS4, PS5, Xbox One y Xbox Series S|X.

Reseña hecha con una copia de Like A Dragon: Infinite Wealth para PlayStation 5 provista por SEGA.

A %d blogueros les gusta esto: