The Forest

The Forest

Plataformas: PC/PS4
Desarrollador: Endnight Games
Publishers: Endnight Games
Lanzamiento: Abril 30/2018 (PC)/Noviembre 6/2018 (PS4)
Género: Early Access con pocos bugs

Hacer un título survival tiene su ciencia, sin duda la supervivencia es difícil en la vida real y encontrar ese balance en los juegos puede ser complejo. En especial para que en un juego deje de ser entretenido y se vuelva frustrante. The Forest logra combinar este género con unas mecánicas interesantes, pero con uno que otro punto bajo más que todo en la parte narrativa. Esta es nuestra reseña.

The Forest ya se encontraba en Early Access de Steam en 2013 y desde ese momento el juego había sido muy bien recibido, en especial por la manera cómo mantenía la tensión y las mecánicas de supervivencia.

En este título se nos cuenta la historia de Eric, el sobreviviente de un accidente de avión que ha caido en una misteriosa isla. Antes de quedar inconsciente, este vio como un hombre secuestró a su hijo, por lo que ahora su única meta será rescatarlo a toda costa mientras sobrevive a la hostil selva en la que está atrapado.

El primer título de Endnight Games es un survival que no se siente tan complejo como otros títulos más elaborados del género, pero sin duda tras varias muertes nos enseñará que hicimos mal para poco a poco ir avanzando, pero primero hablemos de la historia.

The Forest inicia como un juego con una narrativa cliché que poco a poco evoluciona en algo aún más traído de los cabellos de lo que pensaba. Se podría suponer que si se recurre a la situación de rescate sería una situación común para un título como este, por ende decidieron elevarla a ese nivel para que se sienta como parte del juego y no un pretexto para sobrevivir.

La historia tomará alrededor de unas 9 horas (tal vez) más que todo porque el juego no llena de iconos nuestra pantalla, diciendo a dónde demos ir, sino que la historia se ira desarrollando conforme exploremos la isla y logremos sobrevivir a ella. Esto nos da la sensación de ser un juego más largo de lo pensado porque va a nuestro ritmo de exploración.

A pesar de lo safada de la campaña, y que no se siente puesta porque si, el juego no logra que uno se interese al 100% con ella, además que los personajes son bastante unidimesionales, por lo cual nos termina importando muy poco si viven o mueren.

Se agradecen los cambios en la historia para que no parezca un survival más del montón, pero de pronto hacer algo mucho más elaborado o íntimo, en especial con el personaje de Eric, la hubiera elevado a algo genuinamente interesante de jugar.

Mecánicamente es dónde está lo importante de The Forest, ya que las mecánicas survival no solo se ven reflejadas en lo clásico, como medidores de hambre y sed, sino también en la manera que es necesario crear refugios o conseguir items/comida para facilitar nuestra supervivencia.

¿Pero qué sería de la supervivencia en una isla si no existiera una guía que nos solucione todos nuestros problemas? Para cuidarnos de los caníbales, además de sobrevivir a la inclemencia del clima, contaremos con un pequeño libro que tendrá cosas como refugios, fogatas, trampas y más, que nos permiten estar preparados para ciertas situaciones.

El juego de inicio nos entrega cosas como latas de gaseosa o barras de proteínas para sobrevivir los primeros dos días. Más adelante será necesario ponerle más atención a la guía de manera que pensemos en crear trampas para animales o preferir crear una pequeña cabaña para dormir, en lugar de usar una fogata. Estas decisiones no son de vida o muerte, pero sí pueden ser vitales para sobrevivir ciertas situaciones y más si nos adentramos cada vez más en la selva. Además en The Forest, la noche no es que sea nuestra mejor amiga.

Más en la noche que en el día, la misteriosa tribu caníbal que secuestró al hijo de Eric estará rondando la zona donde cayó el avión, claro conforme avancemos por la isla los veremos más o menos veces, pero estos serán los antagonistas más peligrosos del juego.

Aquí es dónde el juego crea una mecánica que dentro del mismo no tiene sentido alguno. La Cordura.

Si matamos algunos de estos caníbales nuestro nivel de cordura bajará, lo cual nos permitirá acceder a unas construcciones las cuales no están disponibles al iniciar el juego. Esta mecánica se vuelve innecesaria ya que si tenemos el 100% o el 0%, no afecta en nada la manera como se desarrolla la narrativa.

Si, poder construir las efigies puede ser útil en algunos aspectos ya que ahuyentan a los caníbales, pero a largo plazo no cambia nada de manera radical. Para un juego cuyos sistemas están bien implementados, a nivel de superviviencia esto fue como una mecánica adicional innecesaria.

El juego también tiene los clásicos medidores de hambre y sed. Cosas como correr no solo reduce nuestra stamina, sino que a largo plazo afectará esos medidores, por lo que si corremos muy seguido necesitaremos líquido y comida con más urgencia.

Visualmente el juego no es una maravilla, pero logra hacernos sentir en la selva, en especial gracias al diseño de sonido con el que cuenta si jugamos con audífonos. Se nota el trabajo del equipo por crear una selva visualmente agradable y que no parezca salida de un survival horror, como la casa de los Baker en Resident Evil 7,  o un bosque caricaturezco como en The Swords of Ditto.

Además del modo de juego normal tendremos acceso al modo Pacífico, que consiste en jugar la campaña sin ningún tipo de caníbal. Este es un modo ideal para entender cómo funcionan las mecánicas del juego sin preocuparnos por el daño que nos pueden hacer en la noche nuestros enemigos.

También se incluyen otras dificultades adicionales que son más desafientes, las cuales harán mucho más complicada nuestra supervivencia ya que la comida no hará el mismo efecto que en el modo normal y los enemigos serán mucho más peligrosos. Obviamente, estas dificultades sólo podrán ser desbloqueadas una vez terminemos el juego.

The Forest es un título que resalta sobre otros juegos del género en especial por lo bien planteadas que están sus mecánicas y por como puede ser un survival no tan agresivo como otros títulos del género que hay en el mercado. Pero el juego palidece más que todo en el ámbito narrativo donde le hace falta un buen elemento para enganchar al jugador.

Sin duda mucha gente se alejará del título ya que es necesario explorar sin guia alguna para avanzar en la historia, pero esto es algo que permite que nos perdamos un poco más dentro de esta isla tan bien construida y, en parte, también para disfrutar del paisaje.

The Forest ya se encuentra disponible en PC, PS4 y Xbox One.

Reseña de The Forest hecha con una copia del juego para PS4 provista por Endnight Games.