Plataformas: PS4 (Reseñado)/Nintendo Switch
Desarrollador: Henchman & Goon
Publishers: Altered Ventures
Lanzamiento: Febrero 19/2019
Género: Acertijos Naturales

Por: Oscar Niño (@DarkoniacArcher)

En un mundo de Walking Sims, FPS y muchos otros géneros, los títulos de Puzzles también han comenzado a surgir y encontrar un mercado. Juegos como Pode, nos dan una experiencia sencilla y entretenida, eso si, con algunos inconvenientes en el camino.

Desarrollado por el estudio noruego Henchman & Goon, Pode nos cuenta la historia de Glo, una estrella que cae del cielo y se pierde en las montañas, y Bulder, una pequeña piedra que se unirá a su aventura y que tiene como meta ayudarle a retomar su camino escalando una gran montaña.

Aunque la narrativa es bastante sencilla, Pode logra comunicarlo de una manera agradable y sin complicarse tanto, en especial por la expresividad de los pequeños personajes. Estos nos comunican todo lo necesario mediante sus expresiones.

Pero el fuerte de Pode más allá de su narrativa, son sus puzzles. A pesar de ser sencillos, logran ser agradables e interesantes, aunque en algunos casos un poco confusos.

Conforme avanzamos nos damos cuenta que Glo y Bulder tienen habilidades que les ayudará a avanzar por el mundo y de esta manera resolver los puzzles que encuentran en su camino. Glo puede brillar y en varias zonas hace crecer las plantas de la montaña. Estas en algunos casos pueden ser decoración y en otros activar plataformas que nos ayudarán a superar ciertas zonas del mapa.

Bulder puede hacerse más pequeño para entrar a distintas zonas, comer objetos como cubos para resolver puzzles y usar sus poderes magnéticos para activar ciertos switches que nos ayudarán a avanzar.

Lo que hacen los puzzles es jugar con la idea de que ninguno de los dos personajes podría avanzar sin el otro y que el trabajo en equipo es vital para superar todos los obstáculos. Eso no solo genera dinámicas interesantes, ya sea jugando en solitario o cooperativo, sino también es uno de los puntos cruciales del juego.

Pode está diseñado para que ningún puzzle pueda ser resuelto con uno solo de los personajes, además de ser necesario que ambos estén en la puerta para avanzar de nivel, de una u otra manera cada personaje tendrá que usar sus habilidades al menos una vez para superar cada acertijo y por ende, cada nivel.

En un poco más de 30 niveles, Pode no solo trata de presentarnos escenarios diferentes para mantener frescos los escenarios, sino que también trata de introducir mecánicas nuevas para hacer más sencillo e interesante la manera cómo nos podemos mover en cada escenario.

Dentro de estos mundos tenemos entre 4 y 5 niveles sencillos cada uno con su respectivo puzzle, mientras que tenemos un último nivel con un gran acertijo que nos permitirá ir avanzando. Aquí es dónde todo lo bueno que tiene Pode se ve atropellado por falta de información.

El juego buscaba contar una historia usando elementos contextuales, dentro de los niveles se encontraban rocas que al ser iluminadas por Glo, mostraban una especie de mini-tutorial para entender la mecánica.

El problema es que en algunos casos, esta información contextual no está presente en los grandes puzzles, por lo que en algunos casos la solución parece obvia y no lo es o en su defecto se vuelve un caso de ensayo-error donde uno encuentra la solución por pura suerte, más que por conocimiento que nos brinda el juego.

Como Pode está diseñado para ser más accesible a varios jugadores, esto puede resultar frustrante para las personas que no son tan fans de los videojuegos y puede lograr que dejen el juego sin terminar por esa razón.

Visualmente, Pode es un título muy atractivo y bello, en especial por las animaciones del crecimiento de las plantas, ya que esta no solo es fluida, sino también bastante colorida haciendo fuerte referencia al poder que tiene Glo para hacer aparecer vida sin importar lo inhóspito del lugar.

El cambio de ambientes a nivel visual también es muy interesante, ya que se busca explorar diferentes zonas para dar la sensación de un vasto mundo repartido en la montaña y así también tenemos una sensación de haber recorrido largas distancias para llegar a nuestro destino.

El elemento más importante y el que más resalta del juego, es su música. Compuesta por Austin Wintory a quien recordamos por títulos como Mónaco y el aclamado Journey, logra darle el toque solemne al juego, aunque también presenta melodias muy esperanzadores que nos motivan a seguir avanzando, pero siempre mantieniendose dentro del universo que el estudio nos presenta.

Pode es un título ideal para jugar en pareja o con gente que no es tan amiga de esta industria, no solo por su accesbilidad, sino también por la facilidad de acostumbrarse a los controles y ajustarse fácilmente a los “retos” que nos ofrece. Su duración también logra que se pueda superar en pocas sentadas, mejorar nuestra comunicación y conocer una historia que aunque es sencilla está contada de una manera agradable, crea una conexión bella con los personajes.

Pode ya se encuentra disponible en Nintendo Switch y PS4.

Reseña de Pode hecha con una copia del juego para PS4 provista por Henchman & Goon.