Twelve Minutes

Twelve Minutes logra ser un juego interesante, pero la ejecución de sus mecánicas y apartados narrativos no siempre funcionan adecuadamente.

Plataformas: PS5 (Reseñado)/PC/PS4/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: Luis Antonio
Publishers: Annapurna Entertainment
Lanzamiento: Agosto 19/2021 (PC/Xbox) – Diciembre 7/2021 (PlayStation/Switch)
Género: 12 minutos para morir

¿Les ha pasado que les piden hacer cosas sin tener la más mínima idea de como funcionan? Twelve Minutes es un título que a pesar de ser un point and click sencillo e interesante, se enfrasca en un sistema de ensayo y error que no le favorece al título.

Annapurna normalmente siempre brilla por sus juegos, para nadie es un secreto que el publisher ha sacado muy buenos títulos a lo largo de su corta vida. Uno de los que más me cautivó fue Twelve Minutes.

El título es bastante sencillo, un hombre llegará a su casa para encontrarse con su esposa. Luego de una importante noticia que le cambiará la vida un policía entrará a la casa preguntando por un reloj y los matará a ambos.

Pero cuando queda inconsciente, el hombre despertará de nuevo iniciando un constante ciclo de 12 minutos donde tendremos que ir descubriendo el misterio del policía, el reloj y por qué estamos atrapados en ese ciclo.

Narrativamente, Twelve Minutes es… raro.

Aunque al inicio me comí el spoiler final del juego, no niego que me causó curiosidad como el título llegaba allá. Aunque es mejor de lo que pensaba, a nivel narrativo el juego cojea bastante y siento que es más que todo debido a la estructura tipo Point & Click.

Cada ciclo tendremos la posibilidad de aprender algo nuevo para avanzar la narrativa, conforme vamos aprendiendo las cosas, también se irán desbloqueando las maneras de continuar conociendo más sobre la historia de la pareja.

Lo malo es que se siente como una lista de cosas que debo hacer, más que algo que descubro naturalmente.

Cuando llegué al final “real”, me di cuenta que es demasiado difícil llegar allí sin una guía porque las opciones para llegar allá a lo sumo son circunstánciales. Además que hacer que ciertas cosas pasen son más bien toscas.

Debido a este método tipo “lista de hacer mercado”, afecta la historia porque gran parte de lo que necesito saber, va después de repetir lo mismo varias veces. Entonces es como golpear una pared y encontrar un pequeño agujero, para luego seguir golpeando la pared y hacer el agujero más grande.

Además que no niego que es un poco extraño, hablar de algo tan grave como el policía, para que luego uno le pregunte a la esposa si tiene agua y habla como si nada hubiese pasado.

En cuánto a la historia de la pareja… hay elementos que funcionan y a la vez no.

El misterio realmente es interesante y está muy bien manejado, pero la resolución se siente demasiado coja, en especial porque en la “realidad” que plantea inicialmente el juego, hay varias cosas que no tienen sentido e incluso dentro de la explicación final, siguen careciendo de sentido.

No puedo negar, que en momentos se siente que Luis Antonio le apostaba más al Shock Value que a crear una narrativa más redonda. Sin duda hay bastantes elementos buenos a nivel narrativo, pero si le faltó pulir todo un poco más.

Visualmente, es el apartado más interesante del juego. Todo el título es un punto de vista cenital (similar a Hotline Miami) y como tal el título ocurre únicamente dentro del apartamento.

El juego realmente hace que la sensación se sienta bastante íntima, no solo porque no conoceré más espacios fuera de los cuartos, sino que adicional a esto mantiene auto contenida la historia a los tres personajes que hacen parte de la misma.

Twelve Minutes utiliza un estilo visual no exageradamente detallado, sino que en realidad le apuesta a elementos detallados (fotos y props) y a un diseño sencillo en otros objetos dentro del apartamento.

Sin duda los juegos de Annapurna, no se caracterizan por ser los más realistas a nivel visual y Twelve Minutes no es la excepción. Sin duda el estudio buscó dejarle todo el peso a los actores y… creo que no fue la mejor decisión.

Innegablemente James McAvoy, Daisy Ridley y Willem Dafoe son actores fantásticos, pero aquí el único que realmente brilla es Dafoe y lastimosamente suena muy como él en otras películas.

Aquí no sé si es un tema de guión o que debido a que no veo los personajes, no puedo meterme tanto en la historia, pero sencillamente nunca me terminó de convencer la manera como ellos interpretan sus líneas.

Incluso ni siquiera es un tema de fama donde no puedo pensar en las voces en otros personajes, porque a veces ni siquiera suenan como ellos.

Hay muchas líneas que deberían ser más dramáticas y se sienten muy acartonadas, como dichas por decir y no interpretadas como tal, sin duda algo faltó ahí. Aunque no es exageradamente grave teniendo voces tan grandes, se queda corto.

El minimalismo que busca el título, pega bien pero siento que le faltó un poco en el apartado de Interfaz. Normalmente este no es un apartado clave porque cuando está bien hecha se siente invisible.

Esto no es algo que suelo hablar mucho en reseñas, normalmente solo cuando la aclamo (como fue el caso de Observation), pero aquí se siente muy puesta y ya.

Por ejemplo, a la hora de “hablar” con la esposa, las opciones de pregunta aparecen gigantes sobre la pantalla, lo cual me parece que se habría solucionado de una manera más elegante sin descuidar el apartado funcional.

Esto es bastante curioso en contraste al menú de pausa que tiene peso y combina bien con el reloj. Entonces pareciera que algo no terminó de funcionar en la manera como la interfaz funcionaría y lo cambiaron rápido, lo que resultó en lo que se ve actualmente en el juego.

Twelve Minutes es de esos juegos que tienen mucho potencial, pero los elementos que tienen a la mano, no terminan de combinar en un gran producto. No es común que Annapurna saque juegos regulares, pero al final del día, no todos pueden ser grandes éxitos.

Sin duda el título va a tener su público y diría qué hay un juego bastante bueno ahí, pero a veces brilla más por sus partes por separado, que la suma de un todo.

O bueno, tal vez mis expectativas estaban demasiado altas.

Twelve Minutes ya está disponible en PC, PS4, PS5, Nintendo Switch, Xbox One y Xbox Series S|X. El juego también está en Xbox vía GamePass.

Reseña hecha con una copia de Twelve Minutes para PlayStation 5 provista por Annapurna Interactive.

A %d blogueros les gusta esto: