Kena: Bridge of Spirits

Kena es una experiencia fantástica, que aunque no le saca todo el provecho al DualSense si debe ser un «must-have» para los usaurios de PS5

Plataformas: PS5 (Reseñado)/PC/PS4
Desarrollador: Ember Lab
Publishers: Ember Lab
Lanzamiento: Septiembre 21/2021
Género: Pixar Game Studios

Desde hace un tiempo se sabía de Kena: Bridge of Spirits, un título que se presentó con un bellísimo tráiler en el año 2020 que inmediatamente recordó a las animaciones de Pixar, tanto por su diseño de personajes, entornos y premisa. Tras un ligero atraso en su fecha de lanzamiento original, este juego finalmente llegó a PlayStation 5 y rápidamente se posicionó como uno de los más bellos visualmente para la consola de Sony.

Tras ello, Kena se ha vuelto un ‘must have’ para aquellos que tienen una PlayStation 5 y no es para menos, ya que este es un título que no solo se ve bien, sino que también ofrece una historia interesante soportada en unas mecánicas de juego bastante sólidas.

Poniendo un poco de contexto, aquí tomamos control de Kena, una chica que sirve como guía espiritual cuya misión es sanar la tierra que ha sido corrompida por la proliferación de espíritus malignos tras una grave catástrofe. Evidentemente, esta es apenas la premisa en términos generales y hay mucho más que descubrir sobre su trasfondo, así como del mundo que trata de salvar.

Si bien su argumento no se distancia de algunas historias recientes como Moana o Raya: The Last Dragon, esto no le quita impacto por la forma en que se presenta, y es que el mundo construido en torno a los espíritus en Kena es bastante interesante.

En esencia, la tierra se nutre de energía, la cual es también usada por las personas como un medio para subsistencia. La pueden “manipular” siempre y cuando esté dentro del marco de la convivencia con la naturaleza de forma equitativa, sin embargo, cualquier tipo de alteración en ella tiene graves consecuencias.

Nuestra tarea entonces es descubrir por qué sucedió aquella catástrofe y reparar el daño que hizo. Para ello tendremos que liberar los espíritus de tres personas: Taro, Adira y Toshi, quienes tienen una profunda conexión con la energía natural, pero cuyo espíritu ha sido corrompido después de su muerte.

Este es sin duda el componente más interesante de Kena, y es que explorar la historia de cada uno de estos personajes enriquece la narrativa por la forma en que se desarrollan sus arcos, donde vemo como cada uno tiene un peso sobre sus hombros que al final los supera; Taro protegiendo a sus hermanos; Adira siendo una gran inventora y Toshi siendo un líder.

Aunque la campaña es muy interesante y explora diversos temas, entre ellos el peso de las responsabilidades, la convivencia con la naturaleza, el luto y perdón, no pasa desapercibido que hay ciertos elementos que no se desarrollan, y en ese sentido no queda claro si fue por tiempo o si es que habrá una secuela.

Aun así, Kena ofrece una experiencia sólida y gran parte del peso del juego recae en su gameplay, donde se mezclan elementos de exploración de mundo abierto, combate y resolución de puzzles.

Tendremos a disposición un mapa medianamente extenso compuesto por diversas zonas que están controladas por espíritus malignos. Parte de nuestra tarea es recuperar dichas zonas y para ello necesitamos la ayuda del ‘Rot’, una serie de espíritus benignos que podemos recolectar y que acompañarán nuestro viaje al estilo Pikmin, y a los que podemos darles comandos tanto en las fases de exploración como del combate.

En sí, todas las zonas están hechas para que tengamos que visitarlas más de una vez al estilo ‘metroidvania’, ya que con el progreso de la campaña desbloquearemos habilidades necesarias para avanzar más o acceder a partes que antes no podíamos. De hecho, es imperativo hacerlo ya que parte de la gracia del juego es recolectar todos los ‘Rot’ posibles, ya que ellos también están ligados a las skills de combate que podemos obtener.

Sobre el combate, este es un sistema bastante simple clásico con un golpe fuerte, uno débil, uno a larga distancia y una bomba. En general, la mayoría de enfrentamientos se desarrollan de la misma forma en la medida que cada unidad requiere de una estrategia distinta, ofreciendo un nivel de desafío más bien ‘estándar’. Algunos enemigos son más complejos que otros, pero nada que no pueda ser controlado por nosotros.

Esto no implica que no haya desafío y es que la verdadera dificultad en términos de combate gira en torno a los jefes. A lo largo de los últimos días se ha discutido bastante sobre ello ya que es un cambio notable y en ciertos casos frustrante.

La mejor sugerencia con respecto a estos enfrentamientos es no desesperarse ya que en sí no son tan complejos si se tienen las mejoras apropiadas, por lo que es recomendable darle prioridad a las bombas que congelan el tiempo y el parry especial que da un punto completo de ‘acción ro’t (cuatro en total), que son los que permiten inmovilizar oponentes o curarse.

Terminar la campaña puede tomar al menos unas 25-30 horas dependiendo del ritmo y la atención que se le ponga a las actividades adicionales, eso sin olvidar que el juego incluye un modo foto bastante versátil que seguro va a absorber una gran cantidad de nuestro tiempo.

Siendo un juego de actual generación, no es sorpresa que se una a la lista de títulos con pantallas de carga casi inexistentes incluso cuando se hacen viajes rápidos entre puntos dentro del juego. Igualmente, Kena ofrece dos modos de rendimiento, fidelidad y FPS; sin importar cuál, su look es impresionante y no presenta caídas en su rendimiento, sin embargo, si hay uno que otro bug que puede molestar, especialmente si suceden dentro del combate.

Fuera de lo anterior, Kena también hace uso de algunas de las funciones del DualSense, más que todo enfocadas dentro del combate, donde los gatillos tienen una resistencia distinta cuando se usa el ataque cuerpo a cuerpo o el arco. La vibración háptica es imperceptible y aunque si hay ligeras diferencias en ciertas partes, en general se siente lo mismo.

Kena: Bridge of Spirits es sin lugar a duda un juego indispensable para aquellos que les gustan las aventuras single-player. Tiene una gran historia y un mundo encantador del que nos gustaría saber más. Pese a sus picos de dificultad en los enfrentamientos con los jefes, es un juego balanceado con una ambientación envolvente y bellísima.

Reseña hecha con una copia de Kena: Bridge of Spirits para PlayStation 5 provista por Ember Lab.

A %d blogueros les gusta esto: