Slipstream

Slipstream logra crear una experiencia entretenida y en momentos relajante (gracias a su música) donde el gran objetivo es conducir.

Plataformas: PS4(Reseñado)/PC/Nintendo Switch/Xbox One
Desarrollador: Ansdor
Publishers: Ansdor
Lanzamiento: Abril 7/2021
Género: Top Gear con Synthwave

A pesar de lo que muchos digan, Top Gear siempre ha sido un título de facto para los fans de los juegos de carreras arcade.

Sin duda, el concepto ha evolucionado con los años, pero muchos recuerdan con cariño, prender su SNES y escuchar la música inicial del título de Kemco.

Varios títulos han buscado alcanzarlo o incluso emular su éxito y aunque algunos como Horizon Chase Turbo lo han logrado, varios se quedan varados en el camino. Ya sea por su apartado visual o por su jugabilidad.

Slipstream es uno de los que se acerca de una manera interesante, pero más que usar Top Gear como una plantilla, lo convierte en una inspiración para crear un divertido juego de carreras.

Desarrollado por Ansdor, Slipstream es un título de carreras enfocado en la experiencia de manejar.

Sí… suena raro, pero ya entenderán a lo que me refiero.

Más que intentar ser un simulador o una vil copia de Top Gear, Slipstream se centra en hacer carreras donde el único objetivo es superar al oponente, solo que este último puede estar en cualquier lugar de la pista.

Entonces principalmente nos concentramos en la experiencia de conducir, hacer derrapes y ver lo surreales que pueden llegar a ser ciertos entornos que encontraremos en el juego.

Como tal no hay una historia, sino que nos dedicaremos a competir y superar a todos los enemigos que podamos, por lo que el título tendrá varios modos de juego.

El principal será Grand Tour.

Este modo estará compuesto de 5 carreras en las que tendremos que superar un único contrincante en cada uno de los escenarios, pero nosotros seleccionaremos la ruta por la que queremos correr.

Por ejemplo, cuando estemos cerca de finalizar el nivel podemos elegir si tomamos la derecha o la izquierda y eso nos llevará a X o Y nivel.

Lo interesante de esto, es que realmente podremos elegir múltiples caminos, entonces si vamos siempre a la izquierda, será diferente a si vamos siempre a la derecha y viceversa.

Sin duda este es el modo más básico, pero al mismo tiempo el que hace que Slipstream de inicio se sienta diferente al resto de juegos de carreras qué hay en el mercado.

Grand Prix será el clásico modo de carreras donde tendremos que superar a 12 oponentes a lo largo de 5 pistas.

¿Qué lo hace diferente? Que podemos elegir si vamos a competir con carros de Stock o personalizados.

El 1ro será los carros que vienen por defecto en el juego, mientras que los personalizados podremos mejorarlos con cada dinero que ganamos por carrera, pero para evitar tener el carro perfecto, las mejoras serán más costosas conforme avancemos en las carreras.

Entonces el mismo dinero que nos alcanzaba para dejar el manejo del carro al 80% en el inicio, no será el mismo si queremos dejar la aceleración al 80% en las últimas dos carreras, entonces se vuelve un proceso de apostarle a que se requiere más para ganar.

Luego está Cannonball, que sería una mezcla entre Grand Prix y Grand Tour. Competiremos con la cantidad de jugadores que queramos, pero al mismo tiempo podemos personalizar la densidad del tráfico y la cantidad de carreras que queremos.

Aquí la mezcla se da en que a lo largo de las 5 carreras, competiremos contra los mismos jugadores que hayamos elegido, pero también competiremos contra el “Boss” de cada nivel, que son los mismos de Grand Tour.

El juego nos calificará de acuerdo a nuestra posición en la carrera y si vencimos al boss de los niveles.

Finalmente, está Battle Royale, que como su nombre lo dice será el modo de juego por eliminación. La competencia será contra cada uno de los bosses y el que quede de último al terminar el nivel será eliminado.

Al final gana el jugador que no fue eliminado.

Slipstream también cuenta con un modo Single Race y Time Trial que serán los clásicos de carrera única y una competencia por tiempo.

La jugabilidad de Slipstream es bastante sencilla.

Debido a que el juego se enfoca bastante en el “estilo”, realmente solo será acelerar y frenar, que será algo que se hace con los gatillos.

El título tiene una mecánica de drift, donde tendremos que frenar y acelerar al tiempo, pero esta mecánica será un poco más complicada de entender y ejecutar comparado a otros juegos del mismo género.

Sin duda me tomó bastante tiempo lograr hacer el drift de manera ideal y sin duda es una barrera “difícil” que el juego establece desde el inicio.

Si realmente no podemos ejecutarlo de manera confiable, el juego también tendrá una versión de drift automático que podremos usar a la hora de probar cualquiera de los modos.

Similar a títulos como Forza, tendremos la opción de rebobinar en algún momento que cometamos un error. No es algo que podemos hacer a todo momento, pero si lo manejamos de manera ideal, sin duda puede ser clave a la hora de ganar o perder una carrera.

Finalmente el título tiene la mecánica que le da su nombre al juego, Slipstream será un tipo de turbo, pero no es algo que se recargue con el tiempo, sino una mecánica que requiere algo de planeación.

Cada vez que nos hagamos detrás de un carro a cierta distancia, comenzará a reducir la fricción del aire en el carro, lo que hará que se vuelva más aerodinámico.

Esto va muy de la mano con la idea del uso que nosotros como jugadores le podremos dar al tráfico dentro del juego, que es un elemento que al entender como funciona Slipstream, realmente hace más robusta esta situación.

Visualmente es un juego fantástico, sin duda hacer un título visualmente tan atractivo como este toma tiempo, los efectos tipo VHS, la manera como hace los fondos en 1er plano tengan mucho más detalle comparado con otros, es un trabajo fantástico.

En especial por lo diferentes que son los niveles a nivel visual, desde los especiales hasta los normales, Ansdor realmente se tomó el tiempo de hacer con cuidado cada uno de los niveles para que se van diferentes.

La música, también es un trabajo impresionante.

Sin duda al tomar de referencia de inicios de los 90, el juego usa mucha música como el Chillwave, el Synthwave y Lo-Fi para enaltecer el apartado visual. Esto lo logra de una manera ideal, porque toda la música se adapta muy bien al juego.

Similar a títulos como OlliOlli World, la música logra hacer que la experiencia se sienta mucho más robusta y le aporta muchísimo más al resultado final.

Sin duda Slipstream no cambia el panorama de los juegos de carreras, pero el trabajo que hace lo hace bastante bien. Con un trabajo visual impresionante y un trabajo sonoro impecable, es un juego de carreras arcade ideal.

Si son fans de juegos como Horizon Chase Turbo o el mismísimo Top Gear, Slipstream es un juego que probablemente disfrutarán bastante.

El título ya se encuentra disponible en PC, PS4, Nintendo Switch y Xbox One, las versiones de PS4 y Xbox son retrocompatibles con PS5 y Xbox Series S/X.

Reseña hecha con una copia de Slipstream para PlayStation 4 provista por Ansdor.

A %d blogueros les gusta esto: