Dawn of the Monsters

Dawn of the Monsters es un Beat’Em Up bastante divertido, donde algunas de las mecánicas del juego lo entorpecen en lugar de favorecerlo.

Plataformas: PS5 (Reseñado)/PC/PS4/Nintendo Switch/Xbox One/Xbox Series S|X
Desarrollador: 13AM Games
Publishers: Wayforward
Lanzamiento: Marzo 15/2021
Género: Pacific Rim

WayForward es uno de los líderes en los Beat’Em Up.

Sin duda tanto en Publisher como en desarrollo, la empresa es prácticamente una garantía para el género junto a Tribute y Lizardcube/Dotemu.

Dawn of the Monsters logra ser un título ideal, pero que lastimosamente varias decisiones en su jugabilidad afectan lo que podría haber sido otro gran Beat’Em Up para añadir a su catálogo.

El título nos llevará al futuro más específicamente al 2036, donde luego de una misteriosa explosión de energía Sheol, unos Kaijus llamados Nephilim han invadido la tierra y mientras las naciones se han adaptado poco a poco a enfrentarlos.

30 años después, la Red de Defensa Aliada Mundial (Llamada DAWN) reclutará al héroe Aegis Prime, a la guardiana Tempest Galahad y los nephilim Megadon y Ganira. Ellos iniciarán el ataque final para acabar con los Nephilim de una vez por todas.

Si al leer esa sinopsis sienten que están leyendo una versión juego de Pacific Rim… les diría que de cierta manera están en lo cierto.

El juego tiene mucho de la historia que vimos en la película de Guillermo del Toro y sin duda le juega a favor en varios momentos, pero el juego no termina de aprovechar adecuadamente sus oportunidades.

Narrativamente, el juego tiene buenas ideas pero el ritmo narrativo no logra ejecutarlo adecuadamente.

La historia de Eiji Murasame como un héroe que lleva muchos años protegiendo al mundo realmente daba para más y realmente el gran giro que tiene la historia llega bastante adelante de lo que realmente es necesario. Entonces al final son muchas oportunidades que el estudio no logra capitalizar.

También, lamentablemente el juego es demasiado largo para su propio beneficio. Durante 4 países (Canadá, Brasil, Egipto y Japón), cada uno tendrá 8 misiones.

Esta parte de cierta manera falla ya que cada momento de la historia se siente demasiado repetitivo para que realmente valga la pena.

No niego que si las misiones fueran más largas y en su lugar la cantidad fuera menor, habría sido una solución mucho más elegante, porque en varios momentos se siente que no cuenta nada fuera de “Tenemos una misión y hay que cumplirla”.

Dicho eso, en términos de jugabilidad es un gran título tal y como WayForward nos tiene acostumbrados.

No solo el combate es sencillo y un poco más profundo de lo que aparenta, sino que también tiene una manera de dinamizarlo mucho más de lo que pensaba.

Nuestro Kaiju tendrá un ataque pesado (Triángulo), uno ligero (Cuadrado) y uno que nos permite desplazarnos rápidamente (Círculo), como puede que hayan enemigos lejos de nuestro alcance, este ataque nos puede ayudar a cortar distancias.

También contaremos con una barra de ira. Esta se llenará conforme hagamos o recibamos daño y cada personaje tendrá 3 habilidades que se activarán con L1 (Que también es el botón para defendernos y contraatacar), finalmente con R1 podremos esquivar los ataques para no recibir daño.

La barra de ira es una parte clave, porque ahí es donde veremos las mayores diferencias entre personajes. Por ejemplo Ganira puede invocar un minion para ayudarnos, mientras Megadon puede usar su aliento de fuego para atacar a distancia.

Este tipo de cosas hacen que el combate se sienta más profundo de lo que realmente es y al mismo tiempo mucho más divertido.

Para esto, el sistema de tarjetas es una unión ideal.

Cada que superemos las misiones, de acuerdo a nuestra calificación recibiremos un tipo de “tarjeta coleccionable”.

Esta tarjeta dará habilidades especiales al personaje y también aumentará sus estadísticas para hacer el combate mucho más sencillo o en su defecto mucho más divertido.

Cada personaje tendrá tres espacios, donde podemos asignar una tarjeta específica. Entre mayor Tier, mejores efectos tendrá.

A mayor calificación, conseguiremos mejores tarjetas de cada Tier y así sucesivamente hasta que lleguemos a los últimos niveles que serían el Tier 11.

Lo divertido de las tarjetas es que podremos hacer “reroll” de las mismas. En el caso hipotético que las estadísticas no nos gusten, podremos gastar algo de dinero en sacarlas de nuevo pero con mejoras que nos favorezcan más.

Eso si, esto solo afecta las estadísticas que aumenta la tarjeta, más no el efecto de la misma.

Por último tendremos una barra de cataclismo que se llenará poco a poco para usar una habilidad muy poderosa para enfrentar nuestros enemigos.

Aquí hay algo raro… y es que en los primeros niveles es más bien complicado llenar esa barra y las tarjetas que aumentan esta energía realmente son de nivel muy alto comparado a otras habilidades.

Sin duda, pensaría que el estudio se dió cuenta que era una habilidad poderosa y si los jugadores la ganaban seguido, el juego se haría más fácil. Pero también se fueron para el polo opuesto y pues tampoco es la idea.

Ahora mi gran problema con Dawn of the Monsters.

Como mencioné arriba, el juego tiene un sistema de calificación. Este determinará el acceso que tendremos a ciertas tarjetas.

No niego que es un sistema ideal, pero que lastimosamente se siente muy injusto en varios momentos durante el juego.

Me explico.

Para poder sacar los niveles en S+ que es la calificación más alta, literalmente tendremos que golpear sin muchos errores. Cada vez que eliminamos a un Nephilim, aparecerá un contador. Entonces para poder pasar los niveles en esa calificación, ese contador siempre debe mantenerse.

Si por algún azar del destino, metimos la pata en un golpe, un enemigo estaba lejos o nos atacaron de varios flancos y no nos levantamos, tendremos una calificación más baja.

Entiendo este elemento, pero me parece muy tosco que no sea algo que se pueda recuperar, si en cualquier momento saco una A, mi calificación teniendo S en el resto de las zonas, será una A.

Imagino que 13am no quería que la gente obtuviera fácilmente todas las tarjetas, pero en un afán por hacer que la gente no tenga tanto poder la inicio, en momentos puede ser frustrante, en especial cuando el enemigo está lejos.

Visualmente es un juego muy bonito. Sin duda las ilustraciones están inspiradas en el manga y Eiji es una muestra de ello. Claramente sería el héroe de un manga Shonen de publicación semanal en la Jump.

Como el juego no tiene cinemáticas. Similar Agent Intercept, el juego usa ilustraciones con animaciones leves, pero lo hace muy bien.

Las ciudades son detalladas, en especial Brasil por su inundación y si se asemejan mucho a lo que buscaban representar con cada uno de los bosses finales que habrán en cada zona.

Los efectos también son muy bien manejados. El sonido al momento de usar un ataque de cataclismo o una habilidad especial se nota y me parece clave que el estudio haya trabajado en este apartado.

En términos musicales es bueno, pero no termina de descrestar al final del día.

Dawn of the Monsters es un título muy divertido e ideal para los fans de los Beat’Em Up, sin duda su carácter repetitivo puede alejar a algunos jugadores, pero si son fans de juegos como River City Girls y Scott Pilgrim vs. The World, definitivamente es una opción ideal.

El juego ya se encuentra disponible en PC, PS4, PS5, Nintendo Switch, Xbox One y Xbox Series S|X.

Reseña hecha con una copia de Dawn of the Monsters para PlayStation 5 provista por WayForward.

A %d blogueros les gusta esto: