Uncharted: Legacy of Thieves Collection

El regreso de Nathan Drake a PS5 trae dos títulos impresionantes, a pesar que las mejoras no son tan sustanciales como quisiéramos.

Plataformas: PS5 (Reseñado)
Desarrollador: Naughty Dog
Publishers: PlayStation Studios
Lanzamiento: Enero 28/2022
Género: Indiana Jones del futuro

Han pasado varios años desde el lanzamiento de Uncharted 4 y Uncharted: Lost Legacy, los últimos títulos en esta saga para PlayStation 4, donde ambos gozaron no solo de una excelente historia y gameplay, sino de un apartado técnico impecable que ya es insignia de Naughty Dog, aunque ya sabemos a costa de qué: C R U N C H.

Dada la moda de relanzar títulos de pasada en generación en nuevos sistemas, ambas entregas han llegado a PlayStation 5 con todo lo que implica: mejoras en su desempeño, resolución y funciones especificas para el DualSense, pero… ¿es suficiente para mejorar la experiencia o justificar la inversión por el upgrade?

Ya lo veremos.

En términos de historia ya todos sabemos un poco por dónde van los tiros y dado que son títulos que ya llevan su tiempo en el mercado se puede desglosar un poco más sin temor a los spoilers, aunque tampoco como para revelar cada giro para aquellos que están jugando por primera vez estos títulos.

Uncharted 4 presenta un nuevo ángulo en la vida de Nathan Drake, esta vez siendo un aventurero retirado con una vida estable junto Elena pero con la remembranza de sus “mejores años”. Es interesante ver como se aborda la relación que tienen y la forma en que, pese a ser “segura”, no es la que quieren por sus añoranzas.

Su estabilidad se agita cuando a la fórmula se agrega el retcon mejor hecho en la saga: Sam Drake, quien fue dado por muerto años atrás por Nathan durante el escape de una cárcel en Panamá. La aparición de su hermano se pone en contraposición a Elena dejándolo en la mitad de un gran dilema: ¿regresar a sus días de aventurero o dejar todo atrás por su esposa?

Al final, de forma irónica, la respuesta la encuentra embarcándose en una nueva aventura que va ahondando en sus dudas y que toma un enfoque más humano a diferencia de la trilogía original, donde si bien había planteamientos bastante interesantes, no dejaba de lado su lado fantasioso. Aquí no hacen falta zombies, guardianes del Shambhala o ilusiones. Solo basta con personas que ven su viaje reflejado en la historia de dos viles piratas.

Por su parte, The Lost Legacy sirve como prueba de que la saga no necesita depender de Nate para seguir adelante, ya que aquí tomamos control de un personaje que desde su primera aparición tuvo una gran acogida: Chloe Frazer.

Desprendiéndose ligeramente de los eventos de Uncharted 4, aquí profundizamos un poco más en lo que sucedió con Sam Drake, pero aún más importante, continuamos con la historia de Nadide Ross, que debe trabajar codo a codo con Chloe para encontrar el Colmillo de Ganesh, un artefacto que se vincula directamente con sus ambiciones.

Chloe espera continuar con la investigación de su padre ya que fue asesinado mientras buscaba el Comillo de Ganesh, mientras que Nadine quiere evitar que Asav, lider de un ejercito insurgente, tenga en su poder ese artefacto con el que busca avivar las llamas de una guerra civil en India.

Naturalmente, los motivos son distintos pero la meta es la misma y el encanto radica en la forma que Chloe y Nadine logran hallar un punto medio en sus motivaciones, todo mientras liman asperezas por eventos de su pasado para mejorar su presente.

Son dos títulos excelentes, uno más largo que el otro, que desarrollan muy bien sus temas sin dejar de lado la acción desenfrenada que caracteriza la saga. Todo sin olvidar que a nivel de gameplay hay un buen balance entre exploración y fases de tiroteos en el que destaca el refinamiento de mecánicas heredadas de la trilogía original, así como nuevas adiciones como el gancho y el sigilo.

En términos generales, es difícil hablar sobre lo “nuevo” que pueda traer la Legacy of Thieves Collection porque la verdad es que no hay mucho que cambiar. Son juegos que en PlayStation 4 se vieron geniales y, obviamente, eso no cambia en PlayStation 5 salvo por temas de resolución y FPS acorde a las configuraciones disponibles.

Como ya es usual hoy día, se puede acceder a tres configuraciones: Fidelidad (4K con 30FPS), Rendimiento (60FPS) y Mayor Rendimiento (120FPS a 1080p). Dejando de lado esto, el cambio más notable si hablamos de desempeño son los tiempos de carga casi instantáneos, que eliminan cualquier pantalla intermedia entre “niveles”, aunque es más perceptible desde el menú hacia el juego.

Por otra parte, ambos títulos vienen adaptados al DualSense y esta es quizá la característica más importante y notable en términos de gameplay, ya que aprovecha la tecnología del control para hacer más “palpable” determinadas acciones. Disparar se siente diferente dado que los gatillos se adaptan al tipo de arma, al igual que escalar y algunas secuencias de acción donde se hace énfasis en la acción y la sensación de peligro.

Desafortunadamente, las funciones del DualSense se queda en eso, en pequeñas sensaciones que al final no elevan la experiencia a otro nivel, no al menos como sucede en títulos como Ratchet & Clank, Spider-Man o Returnal, donde se nota que hay una intención detrás de las mecánicas por simple que sea.

En ese sentido, se siente (he he he) extraño que al final este “gran remaster” solo esté enfocado en el desempeño y no tanto en la experiencia. Sentir los disparos no está mal, pero cuando es lo que se lleva el protagonismo del DualSense pierde “novedad” y se vuelve repetitivo.

Lo cual contrasta con, por ejemplo, las partes en las que no se siente nada (o muy poco) y en las que se podría haber aprovechado más esta tecnología, como al nadar, colgar, algunos puzzles o ciertas secuencias de acción como la persecución de Madagascar.

Dicho esto, no es un mal negocio el comprar el paquete para PlayStation 5 si es la primera vez. Son excelentes títulos y ofrecen una experiencia inolvidable, pero siendo sinceros, 10USD por el upgrade para tener el contenido que ofrece no deja de ser una oferta algo descarada. Especialmente para todos aquellos que en PlayStation 4 han comprado como mínimo uno de los dos títulos.

Uncharted: Legacy of Thieves Collection es un buen recopilatorio si tomamos en cuenta lo obvio: que es Uncharted, sin embargo, para ser un upgrade de PlayStation 4 a PlayStation 5 se siente repetitivo el uso que le dieron a las funciones del DualSense.

Eso sí, récnicamente sigue siendo una maravilla y que tenga tiempos de carga casi inmediata hace que sea sencillo retomar la acción en cualquier momento.

Reseña hecha con una copia de Uncharted: Legacy of Thieves Collection para PlayStation 5 provista por PlayStation Latinoamérica.

A %d blogueros les gusta esto: